miércoles, 20 de marzo de 2013

Primavera

Hoy comienza la primavera y después de escuchar a Dan Laurin muchos entenderán que me guste tanto la flauta.




sábado, 9 de marzo de 2013

El trino del diablo

Poco es lo que sé de Tartini, pero lo que he leído me ha parecido muy interesante: medio italiano medio esloveno, estudió leyes y le apasionó la esgrima. Se dice que cuando escuchó a Veracini allá por 1712 se sitió tan insatisfecho con su técnica al violín que huyó y se encerró en un cuarto a practicar durante largo tiempo, consiguiendo mejorar considerablemente su forma de interpretar y convirtiéndose en un magnífico virtuoso de su tiempo. Cuentan, que en una carta dirigida a su amigo el astrónomo Joseph-Jerome de Lalande, le escribe acerca de un sueño que tuvo y que le llevaría a componer una de las obras que más fama de dio: La Sonata del Diablo.


...Una noche, en 1713, soñé que había hecho un pacto con el diablo y estaba a mis órdenes. Todo me salía maravillosamente bien, todos mis deseos eran anticipados y satisfechos con creces por mi nuevo sirviente. Ocurrió que, en un momento dado, le di mi violín y lo desafié a que tocara para mi alguna pieza romántica. Mi asombro fue enorme cuando lo escuché tocar, con gran bravura e inteligencia, una sonata tan singular y romántica como nunca antes había oído. Tal fue mi maravilla, éxtasis y deleite que quedé pasmado y una violenta emoción me despertó. Inmediatamente tomé mi violín deseando recordar al menos una parte de lo que recién había escuchado, pero fue en vano.La sonata que compuse entonces es, por lejos, la mejor que he escrito y aún la llamo “La sonata del diablo”, pero resultó tan inferior a lo que había oído en el sueño que me hubiera gustado romper mi violín en pedazos y abandonar la música para siempre...

Violin: Itzhak Perlman - Piano: Janet Goodman Guggenheim

Flauta: Michala Petri - Lute: Lars Hannibal

viernes, 1 de marzo de 2013

Erbarme dich

Hoy me apetecía Bach. Me apetecía escucharlo y me apetecía tocarlo con la flauta. La Pasión según San Mateo es, para muchos, la obra maestra de J.S. Bach, la más extensa. Y el aria "Erbarme dich, mein Gott" (Ten piedad de mi, oh señor) es especialmente emotiva. El lamento de Pedro tras negar tres veces seguidas a su Maestro es conmovedor e intentar interpretarlo y transmitir ese estado emocional me produce escalofríos.

En este vídeo, un fantástico falsete que pone el vello de punta interpretado por el contratenor Michael Chance


Si quieres escuchar más de Michael Chance visita su web.