martes, 19 de julio de 2011

Flauta: del latín 'flatus', es decir, soplo, aliento.

La corriente de aire insuflada transcurre por el interior del tubo a unos 30 metros por segundo, lo cual equivale a 0,1 de la velocidad del sonido. Cuando todos los orificios destinados a la digitación permanecen tapados, suena la nota más grave o fundamental.



La flauta aparece hace unos 25.000 años. Hasta el paleolítico superior el instrumento -fabricado en hueso- no comenzó a perfilar su forma y uso, consolidados ya hacia el año 15.000 antes de Cristo. Hace unos 4.000 años se conocían ya las dos grandes familias de flautas, que se distinguieron por la disposición de su tañido:
  • la flauta de pico, que el músico toca hacia adelante, con una ligera inclinación hacia el suelo
  • y la flauta travesera, en la que el tañido se produce horizontal y transversalmente, a la derecha del ejecutante.
  • Además se dio también durante aquellos milenios un tipo de flauta recta o de pico, de caño doble, que presentaba tubos en angulación, o bien en disposición paralela. Ello constituyó una primicia de la flauta doble que fue empleada en la música europea de los siglos XIV y XV.

La flauta de pico, fue la preferida de los músicos cultos de la Edad Media y su uso dominó al de la flauta traversera durante el Renacimiento y buena parte del barroco, período en el que alcanzó su plenitud el repertorio para este instrumento.